16 de diciembre de 2013

Peter O’Toole, un hombre de leyenda

Nacido en Connemara Irlanda, un 2 de agosto de 1932 Peter O'Toole siempre estuvo destinado a ser alguien diferente. El actor de los ojos azules que rivalizó por el título con Paul Newman, fue un irlandés de pura cepa. Bebedor de whisky, vividor, caradura, se convirtió en una leyenda en el cine por sus propios medios.

Tras luchar duramente contra una larga enfermedad el actor falleció a los 81 años, dejando tras de sí un legado en el que destaca su inherente clase y su necesidad de salirse de la norma.

LAWRENCE DE ARABIA

David Lean se empeñó en recrear la odisea del coronel T.E. Lawrence, que logró aunar a todas las tribus del desierto contra un enemigo común. Peter O'Toole, se embarcó en el proyecto que le llevó 14 meses de su vida y gracias al cual logró una de las mejores interpretaciones de la historia del cine.

El actor irlandés llegó a la cinta gracias a la intervención de su idolatrada y gran amiga Katharine Hepburn y siempre le estuvo agradecido por ello. Su Lawrence está cargado de fuerza pero también de honor y majestuosidad con el punto justo de belleza para convertirlo en leyenda.

CÓMO ROBAR UN MILLÓN

Con Audrey Hepburn como su empleadora y partenaire, O'Toole se convierte en un enamorado ladronzuelo que es mucho más de lo que parece y que está dispuesto a cometer cualquier locura por enamorar a la actriz de 'DESAYUNO CON DIAMANTES'. Su química en pantalla, despreocupada, juvenil, fresca recupera el espíritu de las Screwball comedies.

Encerrados en el cuarto de la limpieza del museo y adelantándose a Tom Cruise y su 'Misión Imposible', hacen que robar una estatua sea más que una aventura.

EL ÚLTIMO EMPERADOR

Una de las cintas que más han marcado la historia del cine; la vida del joven emperador Puyi, que llegó al poder con tres años y vio como el nuevo mundo destruía su imperio. O'Toole se encargó de representar a R.J. Johnston, su tutor, un diplomático británico que ve cómo la historia destruye a ese niño lleno de ilusiones y lo despoja de su esencia.

Bertolucci imprimió un halo majestuoso y tremendamente triste a la historia de Puyi, convirtiéndolo en un cuento mítico pero no mitificado.

BECKET

Dos pesos pesados de la actuación: Richard Burton y el propio O'Toole, se convirtieron en Enrique II y su consejero, Thomas Becket, el único hombre capaz de hablar con franqueza a un rey de carácter voluble y mucho poder. La cinta narra como los dos amigos terminarán volviéndose rivales en un duelo interpretativo que debería estudiarse en las escuelas de cine.

O'Toole está soberbio como el rey férreo y caprichoso, domina sus expresiones para reflejar los cambios de parecer del monarca y forma un perfecto tándem con la seriedad de Burton. 

  • Extras