9 de agosto de 2014

¿Por qué amamos a Michael Bay?

Por Luis Fernández y Pedro Moral

El cine de acción no se entendería sin Michael Bay. Nadie hace explotar ciudades enteras, nadie maneja el tempo de la acción como él lo hace y tampoco nadie sabe plantar una bandera americana en primer plano con tanto estilo. Michael Bay nos ha cortado la respiración con persecuciones tanto de coches como de robots alienígenas, nos ha mostrado el inicio del apocalipsis con un meteorito gigante y ha llenado la pantalla de tíos cachas y mujeres de belleza abrumadora. El director regresa con 'TRANSFORMERS: LA ERA DE LA EXTINCIÓN' y a nosotros nos ha dado por repasar los mejores momentos de su filmografía. 

Por explotar todo lo que pilla

Martin Lawrence se siente acorralado en un momento de 'DOS POLICIAS REBELDES' y decide disparar a contenedores de gasolina. Un avión explota, los malos salen volando por los aires mientra se queman vivos, un hombre se electrocuta, el inmobiliario del aeropuerto se cae a pedazos, un coche sale de un avión y Will Smith salta sobre él y así suma y sigue en una de las escenas de acción más exageradas de su carrera. Era su ópera prima y aún le quedaba mucho que aprender al joven Bay, pero ya estaba marcando su estilo. Por cierto, como no podía ser de otra forma, el aeropuerto explota.

Por contagiar su patriotismo 

En 'ARMAGEDDON' el equipo de perforadores dirigidos por Bruce Willis se ponen los uniformes con sus banderas americanas bien grandes y lustrosas. Después se disponen a subir a la nave que les llevará al meteorito que tendrán que perforar para salvar a la  humanidad. Pero justo antes de subir, Ben Affleck le canta una canción a Liv Tyler. Uno no puede contener las lágrimas. Mientras, el presidente de los EE.UU. da un discurso que encoje los corazones de todo el planeta. 

Porque tiene mucho sentido del humor

En una de las mejores escenas de 'DOLOR Y DINERO' Mark Wahlberg aparece haciendo abdominales colgado en mitad de un cartel publicitario mientras se dice a si mismo lo bueno que está. Así comienza una escena de acción en la que una música muy melancólica acompaña a Wahlberg huyendo por los tejados de la ciudad a cámara lenta y con cara de circunstancia. El sentido del humor de Bay no tiene límites. 

Porque es el mejor rodando peleas de robots

En el final de 'TRANSFORMERS', los buenos y los malos se encuentran en la ciudad y comienzan una batalla sin parangón. Los robots alienígenas disparan, saltan, se convierten en helicópteros, vuelven a su ser, se convierten en aviones, destruyen a otros aviones, vuelven a su ser y así hasta que el espectador empieza a sudar. 

Porque hizo de Megan Fox una estrella

En la primera parte de 'TRANSFORMERS' Shia LaBeof convence a Megan Fox para que se suba en su coche nuevo, una máquina destartalada que le cambiará la vida. Ella se sube pero el coche se estropea, vaya faena. Es entonces cuando Michael Bay nos regala ese plano en el que Fox levanta el capó e inspecciona el motor. La palabra sexy se inventó para describir escenas como esa. 

Porque es un romántico empedernido

Acostumbrados a la acción constante, el romance presente en 'PEARL HARBOUR' supone un cambio de tono importante en la filmografía del director. El tórrido triángulo amoroso tiene su máximo exponente en la escena en la que los protagonistas se buscan deseosos entre unos cortinajes blancos. La esencia romántica de la película la encontramos reflejada en el videoclip de Faith Hill que acompañaba a la misma.

Por cómo rodó el ataque a Pearl Harbour

Sin duda, Michael Bay destaca por sus escenas de acción desatadas, para bien y para mal. Seguramente uno de sus momentos más elegantes llegue con el bombardeo por parte de los japoneses de Pearl Harbour. Acción clara, directa y visualmente agradable en una película más bien olvidable.

Por mantener la tensión como nadie

Sus primeras películas son un alarde de entretenimiento. 'LA ROCA' es el máximo exponente. Tensa y divertida, es la incursión en la cárcel de Alcatraz más famosa del cine. El director nos regala grandes escenas que se caracterizan por su gran planteamiento. Su final es un cliché en sí mismo, pero como disfrutamos con el alzamiento del humo verde.

Por superarse a si mismo

Si Michael Bay nos ha ganado a lo largo del tiempo es por su capacidad de asombrarnos.  El último acto de 'TRANSFORMERS: EL LADO OSCURO DE LA LUNA' es el más excesivo, un ejercicio de alarde de efectos especiales y acción sin parar. La destrucción de ciudades a gran escala no la invento Zack Snyder con su 'HOMBRE DE ACERO'.

Por ser un director inteligente

Nada más empezar `'LA ISLA' conocemos al personaje interpretado por Ewan McGregor. Con apenas un par de detalles vemos por donde se va a desarrollar la película.  Un ejercicio portentoso de concisión narrativa en una de sus películas más infravaloradas. Atención a su magnífica banda sonora.

  • Extras