17 de octubre de 2017

¿Por qué no te puedes perder 'The Iceman'?

MÍRALA AHORA EN PARAMOUNT REPLAY
Por Pau Jané

Cada año se estrena como mínimo una película que retrata la vida de un mafioso sin escrúpulos y, al mismo tiempo, "hombre de familia" que empieza desde cero, llega a la cima y acaba en prisión. De todas ellas solo unas pocas consiguen trascender y ser recordadas unos años más tarde de su estreno. Este es el caso de The Iceman (El hombre de hielo), una cinta que no llegó a los cines españoles pero que gracias a Paramount Channel podéis recuperar estos días. ¿No os convence la sinopsis? No sentenciéis aún, aquí os damos unas cuantas razones más para verla.
The Iceman se estrenó en 2012 cuando los antihéroes abundaban en televisión con Breaking Bad y Dexter. La figura de Richard Kuklinski, tanto la persona real como su traslado a la pantalla, posee elementos en común con los personajes de aquellas dos series. Lo que hace atrayente su vida es la tensión interna que vivía entre la vida criminal y la vida personal (familiar). El hecho de conseguir representar este conflicto satisfactoriamente, gracias a la gente de delante y detrás de las cámaras, es el que eleva la cinta y la diferencia de todas las imitaciones chapuceras de Los Soprano y Uno de los nuestros
El encargado de interpretar al cruel criminal que congelaba a sus víctimas una vez muertas para borrar su rastro (de aquí el nombre) es Michael Shannon. Su labor es muy meritoria puesto que él es mayoritariamente el centro de atención. Tanto es así, que su poderosa actuación puede hacernos olvidar la galería de actores y actrices que le acompañan. Hagamos un recuento: el veterano Ray Liotta, una rejuvenecida Winona Ryder, un irreconocible Chris Evans, David Schwimmer (Ross de Friends con bigote) y un cameo de James Franco.
Allá donde el guion de Morgan Land se queda en la superficie o fracasa en sus intenciones el trabajo de puesta en escena de Ariel Vromen (también coguionista) consigue disimularlo gracias a su solidez. El ejemplo más evidente es el muy mal hilado flashback. Por suerte, no es siempre así. En el momento en que cámara y pluma se sincronizan The iceman nos regala algunas de las escenas más tensas y densas (temáticamente) de aquel año.
Con un protagonista tan imprevisible y agresivo es inevitable que haya muchas escenas de alta tensión en que la audiencia desconoce si la gente que puebla la pantalla durará viva 5 minutos más. Sabiamente, director y guionista van variando los desenlaces de este tipo de secuencias para que cuando la violencia explote lo haga de una forma más impactante y descorazonadora.
Antes hablábamos de escenas potentes, hay unas cuantas, pero esta es algo superior y por esto le dedicamos un apartado exclusivo. Sin voluntad de mitigar el efecto sorpresa solo os contaremos que dura diez minutos, transcurre en dos localizaciones (una de ellas en constante movimiento), hay dos cameos super heroicos, se nos presentan los límites morales del protagonista y se introduce un personaje clave para el desenlace.
¿Os hemos convencido? Esperemos que sí, es una gran película y os recomendamos que si no la podéis rescatar esta vez lo hagáis en un futuro próximo.