20 de mayo de 2015

¿Qué fue de Mr. T?

Por Bernardo Pajares

A principios de semana corría por las redes sociales la presunta muerte de Mr. T. Afortunadamente, se trataba de un bulo creado para promocionar una página de Facebook. Su característica cresta y los kilos de oro que llevaba encima asaltaron en furgoneta las casas de medio mundo a mediados de los ochenta. Aunque entonces rondaba la treintena y ahora cumple nada menos que 63, el tiempo no pasa por este hombretón que fue descubierto en en 1982 por Sylvester Stallone. Y es que antes de convertirse en uno de los cuatro miembros de 'El equipo A', Laurence Tureaud -sí, este es su nombre de pila- se puso los guantes de boxeo para dar vida al luchador exconvicto Clubber Lang en 'Rocky III'.

Y de exconvictos va la cosa. Porque si hasta relativamente poco seguíamos escuchando a diario aquello de que cuatro de los mejores hombres del ejército americano fueron encarcelados por un delito que no habían cometido, los decorados de 'El equipo A' se desmontaron en 1987. Antes de eso, el bueno de M.A. Baracus tuvo hasta su propia serie de dibujos animados en la NBC: 'Mister T' as himself era el dueño de un gimnasio en torno al que ocurrían misterios que sus clientes le ayudaban a investigar.

Finalizadas las misiones de 'El equipo A', una cadena de televisión canadiense lo contrató para aprovechar su carisma en una nueva serie. Este vehículo de lucimiento en el que por fin le vimos con traje y corbata se llamó 'T and T'. Tres temporadas aguantaron en antena las tramas de este boxeador en problemas convertido en detective privado.

La gran baza de Mr. T desde que se cancelara la serie, sobre todo a partir de 1995 -año en el que le diagnosticaron un linfoma- ha sido la publicidad. En Estados Unidos han visto su imagen en teletiendas, cajas de cereales o anuncios de chocolatinas. ¡Ha anunciado hasta una tarifa de llamadas telefónicas! Además, superada su enfermedad, en 2009 puso voz a Earl Devereaux, el policía cachas de 'Lluvia de albóndigas'.

La falsa noticia de su muerte se publicaba hace un par de años en varias redes sociales, a solo tres días de su cumpleaños y mientras Mr. T grababa su incursión en el género de las reformas televisadas, 'I Pity the Tool'. A Laurence no se le caen los anillos por derribar una pared, coger una sierra o usar un martillo. No es que faltaran precisamente programas en los que alguien entra tu casa para remodelarla, pero el carácter divertido de Mr. T hizo que su 'I Pity the Tool' no pasase desapercibido para la audiencia de este tipo de espacios. 

Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras