17 de marzo de 2015

¿Cómo serían los hijos de las parejas más míticas de Disney?

Por Bernardo Pajares

Lo habitual es que las películas para niños de toda la vida terminen con esa pareja que ha superado todas las vicisitudes que el destino les ha puesto en su camino dándose un romántico "sí, quiero", un bonito beso y fin de la función. Pero, ¿qué es lo que vendría a continuación? ¿Son esos amores de cuento -nunca mejor dicho- resistentes al paso del tiempo? Varios ilustradores han hecho algo más que imaginar sus vidas después de los títulos de crédito: las han convertido en realidad, mostrándonos cómo serían los hijos e hijas que tendrían los protagonistas de nuestras películas de Disney favoritas, unas veces siendo coherentes con la historia y otras añadiendo un pequeño extra de originalidad.

Bella y Bestia, papás de dos niñas

Para la joven ilustradora de Mississipi Kathryn Hudson, el hechizo bajo el que se encontraban Bestia y su servicio nunca llegó a deshacerse. Ahora bien, eso, lejos de ser un problema, daría lugar a escenas tan tiernas como las que vemos arriba, pertenecientes a la serie 'A Beastly Family'. Bella y Bestia convertidos en padres de dos niñas que han sacado su nariz y sus cuernecitos, celebrando cumpleaños, leyendo cuentos al calor de la chimenea o incluso preparándose para montar a caballo.

Una segunda oportunidad para Pocahontas y John Smith 

¿Y si John Smith no se hubiese vuelto a Inglaterra? ¿Se habría adaptado a las costumbres de la tribu de Pocahontas? Eso es lo que piensa Grodansnagel, que ha pensado incluso en el nombre que tendría su niño. Se llamaría Chowilawu, que significa "unidos por el agua".  

Blancanieves II es calcada a su madre

Idéntica a su madre sería la heredera de Blancanieves y el Príncipe Felipe, una princesa de mejillas sonrosadas que tendría siete buenos cuidadores para echar una mano con sus cuidados, uno para cada día de la semana.

Cenicienta y Enrique, retoño a las 12

Y si la niña de Blancanieves se parecía a ella, el hijo de Cenicienta (Jacob, según su creador, Grodansnagel) no heredó su rubio natural, sino el castaño oscuro de su padre. ¡Parece que de verdad fueron felices y comieron perdices después de todo!

Pontus, el bebé pelirrojo de Ariel y el Príncipe Eric

Si en la secuela de 'La Sirenita' conocíamos a la primogénita de Ariel, la adolescente Melody, en la imaginación de esta ilustradora aparece un segundo descendiente, este con piernas, de nombre Pontus. ¿Caerá también en las redes de la malvada Úrsula cuando le lleven a visitar a su familia bajo el mar?

Ni rastro del Genio de 'Aladdín'

En el futuro de Aladdín no hay ni rastro de su mono Abú ni del Gemio de la lámpara. Sí hay sitio sobre su alfombra voladora para la pequeña Isra, que -siempre según la dibujante sueca Grodansnagel- significa "viaje nocturno". La autora asegura que el hecho de que la hija de Aladdín y Jasmine sea clavadita a Lilo, también de la factoría Disney, es pura casualidad. 

Un nuevo modelo de familia en 'Frozen'

Terminamos con las dos últimas -y exitosísimas- incorporaciones a la familia de princesas Disney: Elsa y Anna, las hermanas de 'Frozen: El reino del hielo'. Aunque al final de la película lo importante, por una vez, no era el amor de un príncipe que había salido rana sino esa unión mágica entre las dos hermanas, en este ejemplo de 'fan art' de la animadora canadiense Nightliight comprobamos que el campechano Kristoff sí iba en serio con la más joven de las princesas de Arendelle. Aquí les vemos a todos celebrando la Navidad con la tía Elsa. ¿Le estará pidiendo su sobrina que le cante 'Let It Go'?

  • Extras