30 de agosto de 2016

¿Qué Pennywise da más miedo?

Por M. J. Arias

Un ente sobrenatural que se alimenta de los miedo de los niños y que tiene la apariencia de un payaso chiflado. Ese es el argumento y el protagonista de 'It', novela del prolífico Stephen King adaptada en 1990 en formato de miniserie de dos episodios que ahora regresa de la mano de Andrés Muschietti '(Mamá'). De momento solo contamos con una imagen de la nueva versión de Pennywise, así se llama el payaso en concreto, pero ha levantado tanto revuelo que nos hemos puesto a pensar quién de los dos da más miedo, si el nuevo o el original y este es el resultado.
Es uno de los aspectos más criticados de la nueva imagen de Pennywise. Si hasta el director Nacho Vigalondo ha dado su opinión al respecto. El caso es que este ha corrido a cargo de la diseñadora de vestuario de Mad Men, Janie Bryant, quien ha declarado a EW que su intención era retratándolo "como una sombra" y que el hecho de que lleve la pinta que lleva tiene que ver con que suma elementos de las distintas épocas que ha vivido.

La intención es esa, pero lo cierto es que el resultado es más risible que otra cosa. Es decir, sí, es mucho más oscuro y tenebroso que el colorido original, pero su predisposición al terror tiene el efecto contrario. Punto para el original.
Complicado de decidir. Quizá esta vez podríamos decantar la balanza a favor del nuevo, por aquello de que es algo más que un encalado cutre, una raya del ojo mal dibujada y unas cejas pintadas. El nuevo, el de Bill Skarsgård tiene un maquillaje algo más trabajado. Esas rayas que le cruzan la cara y esa boca apunta maneras. Veremos cuando entre en movimiento y no sea más que una imagen fija.
Sin duda, la del original, la de Curry, porque es de chiflado auténtico. Con esa mandíbula abierta hasta casi la dislocación, esos dientes afilados con los que un dentista no sabría por dónde empezar. Es la típica risa de payaso que inquieta a cualquiera. La de Skarsgård es más en plan mira que malo que soy, te la voy a liar parda. Da la impresión de intentar imitar un poco al Jóker. Otro punto para el original.
En el caso de la mirada podría decirse que ocurre justo lo contrario que con la sonrisa. La de Skarsgård da más miedo. Claro, que la oscuridad de la imagen, el traje y el atuendo ayudan a ello. Es más en plan mirada de maldad que de locura. Que una cosa no quita la otra, pero parece que así, de entrada, da más miedo un personaje cruel que un chiflado. Esta vez, punto para el nuevo. Y hacemos recuento. Sí, empate.
Debería desempatar este apartado y puede que sea así. No es que Tim Curry tenga cara de malo ni nada similar, pero si hay que decir quien da más miedo a cara lavada, sería él, ¿no? Bill Skarsgård es más un rollo modelo de anuncio de ropa interior o perfume que susto en un callejón oscuro. ¿Qué os parece?
Artículo escrito por losExtras.es