2 de febrero de 2015

¿Qué personaje hay que interpretar para ganar un Oscar?

Por Pedro Moral

Hay tres formas de conseguir un Oscar. La primera es llamarte Katharine Hepburn si eres mujer o Daniel Day-Lewis, si eres hombre. Ella llegó a acumular cuatro Oscar en toda su carrera y él lleva tres, de momento. Esta opciones la más complicada de todas porque Katharine Hepburn y Daniel Day-Lewis solo hay dos. La segunda forma es hacer una campaña bestial antes de las nominaciones y rematarla antes de los premios, es decir, el actor o actriz deberá ir de fiesta en fiesta, saludando a los académicos, tirando besos con gracia, sonriendo y guiñando un ojo en la dirección adecuada. Un arduo trabajo bastante desaconsejable, sobre todo si tienes don de gentes.

Sin embargo, hay una tercera vía bastante más asequible y en la que un buen agente puede ser tu mejor aliado: Elegir al personaje adecuado. A priori puede parecer difícil, pero los académicos de Hollywood tienen una media de 62 años y la mayoría son blancos y varones. No es muy complicado, repasando las diez décadas de historia de estos premios, averiguar cual es el tipo de personaje que más se premia. Al final del artículo ya podremos estimar con un alto porcentaje de acierto quién será el vencedor y vencedora de los próximos Oscar. 

Transforma tu cuerpo y gana

El último ganador del Oscar a mejor actor es Matthew McConaughey, el actor tuvo que adelgazar una barbaridad para meterse en la piel de Ron Woodroof, uno heterosexual con SIDA que monta un tinglado en el límite de la legalidad para ayudar a otros afectados por la enfermedad. No sólo estamos hablando de un personaje feo para el que el actor ha tenido que transformar su físico, también estamos hablando de una enfermedad (esto también gusta mucho en Hollywood) y además basada en un hecho real. La estatuilla tenía su nombre desde que leyó el guión de 'DALLAS BUYERS CLUB'

Pero el cambio radical de McConaughey es solo uno entre la decena de ejemplos. El maquillaje de Meryl Streep en 'LA DAMA DE HIERRO' se llevó medio Oscar, aunque bueno, después de 15 nominaciones da igual que le den o no el premio a esta actriz, ¿la mejor de la historia? Probablemente sí. A Charlize Theron se lo dieron por salir fea (algo que parecía imposible) en 'MONSTER', igual que la narizota que le pusieron a Nicole Kidman por 'LAS HORAS' significó medio Oscar para la Canadiense. 

Si además hay una enfermedad por medio, mejor para el actor. ¿Tendría Tom Hanks un Oscar si Forrest Gump no tuviera discapacidad o Dustin Hoffman si Raymond Babbitt no fuera autista? También suman puntos las adicciones -el alcohol ayudó a ganar un Oscar a Nicholas Cage por 'LEAVING LAS VEGAS'- y los desórdenes mentales como la esquizofrenia de Natalie Portman en 'EL CISNE NEGRO' o el trastorno obsesivo compulsivo de Jack Nicholson en 'MEJOR...IMPOSIBLE'. 

Hacer llorar al espectador es otro de los trucos para llevarse el Oscar a casa. Así lo consiguió Roberto Benigni interpretando a Guido en 'LA VIDA ES BELLA' o Sophia Loren por su Cesira en 'DOS MUJERES', pocos personajes han sufrido más en una sola película como el de la actriz italiana en la cinta de Vittorio De Sica

Ser un villano también te puede acercar a la gloria, tan malo como el Forest Whitaker de 'EL ÚLTIMO REY DE ESCOCIA' o el policía corrupto de Denzel Washington en 'TRAINING DAY'. 

Haz un biopic y déjate de historias

Puedes hacer todo esto: ser un villano, hacer llorar al respetable como una magdalena, interpretar a un desequilibrado, a un enfermo, adelgazar 20 kilos o afearte hasta dar asco; y sin embargo nada te acercará tanto a un Oscar como hacer un biopic. Algo les pasa a los académicos con los hechor reales. Daniel Day Lewis le robó el Oscar al inmenso Hugh Jackman de 'LES MISÉRABLES' interpretando a Lincoln. Sean Penn se lo llevó por hacer de Harvey Milk y Philip Seymour Hoffman por Capote. Ben Kingsley tocó la gloria gracias a Gandhi y Robert De Niro llevó a cabo su periplo personal para convencer a Martin Scorsese que una película sobre el boxeador Jake LaMotta sería todo un éxito. Lo fue y el se llevó el Oscar, claro.

En el apartado femenino no es muy distinto. Marion Cotillard le debe su estatuilla a su interpretación de Édith Piaf, Helen Mirren tuvo que ser Isabel II de Inglaterra para poder recibir el premio y Julia Roberts no consiguió tocar el cielo hasta que Steven Soderbergh le dio el papel de su vida, el de Erin Brockovich. 

¿Quién debería ganar los Oscar este año?

En el apartado femenino tenemos a Marion Cotillard afeada por los hermanos Dardenne, a Felicity Jones y a Resse Whitherspoon interpretando a mujeres reales, a Julianne Moore enferma de alzheimer y a Rosamund Pike haciendo de mala, mala. Difícil premonición aunque Julianne Moore tiene más papeletas que las otras. 

En el apartado masculino hay un transformadísimo Steve Carrell, un desequilibrado Michael Keaton y tres actores con un biopic, Benedict Cumberbatch por 'THE IMITATION GAME', Bradley Cooper por 'AMERICAN SNIPER' y Eddie Redmayne por 'LA TEORÍA DEL TODO'. ¿Cuál de los tres personajes reales se llevará el dorado premio?

  • Extras