7 de abril de 2014

¿Qué tiene ‘FROZEN’ para romper récords de taquilla?

Por M. J. Arias

‘FROZEN’ acaba de convertirse (hace sólo unos días) en la película de animación más taquillera de todos los tiempos. Con una recaudación mundial superior a los 1.090 millones de dólares ha conseguido lo que parecía imposible, desbancar a ‘TOY STORY 3’ y entrar en el Top Ten de las películas con mayores ganancias en taquilla. Pero su ascensión no se para ahí, porque también ha superado a ‘EL CABALLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE’ y parece que su escalada continuará.

Un rotundo éxito el que ha conseguido Disney con su última gran apuesta de animación que se ha visto también reflejado en las buenas críticas cosechadas por la historia basada (libremente) en el cuento de ‘LA REINA DE LAS NIEVES’ de Hans Christian Andersen y en los premios. No en vano ‘FROZEN’ ha sido la primera película bajo el sello de la casa de Mickey Mouse que se ha llevado el Oscar a mejor película de animación desde que la categoría viese la luz en 2001. Todo sin la ayuda de Pixar, lo que hace que sea más meritorio y asombroso. Pero, ¿de verdad merece tanto ‘FROZEN’? ¿Es tan buena como dicen? Sí y sí.



Desgranar las claves del éxito de ‘FROZEN’ es una tarea complicada porque son muchas las razones por las que puede explicarse su éxito. Razones que, quizá, también sean atribuibles a otras películas que por el contrario pasaron desapercibidas. De todas, la de mayor peso sería que es una gran película que gusta tanto a mayores como a pequeños, que llega al corazón, que entretiene y divierte y que una vez vista quedan ganas de volver a disfrutarla una vez más. Suena a perogrullada, pero es así. Es una película Disney, pero viéndola el espectador adulto descubre que algo ha cambiado. Un algo que lleva años evolucionando y que ahora ha visto la luz por completo.

Están muchos de los temas de siempre, como la princesa en apuros o el amor a primera vista, pero la resolución no es la habitual. Sí, hay un amor a primera vista como en tantas otras historias de princesas Disney, pero resulta que este no es el que cuaja, el de verdad. El amor es un sentimiento que se construye con el tiempo, con el roce y el conocerse el uno al otro. Ese es el mensaje. Además, ‘FROZEN’ no es primordialmente una historia de amor romántico, sino que el sentimiento que destila por sus cuatro costados es el fraternal. El de una hermana que huye del mundo para no hacer daño a quienes la rodean y otra que la busca desesperada para apoyarla y encontrar juntas una solución al problema.

Las protagonistas femeninas ya no son damiselas indefensas y apocadas que esperan a que un príncipe les ayude a salvar la situación. Se bastan ellas solas, aunque eso no evita que, llegado el caso, acepten gustosamente la ayuda del sexo opuesto. Lo cortés no quita lo valiente, que dicen. Ahí está el bueno de Kristoff, un noble muchacho que se gana la vida con el hielo y al que el reciente nuevo estado climatológico del reino le ha arruinado el negocio. Hay amor, pero también mucha aventura y diversión a raudales. Todo aderezado con una ambientación de ensueño, mágica (la escena en la que la Elsa construye el palacio de hielo en el que se recluye es arte puro) y con canciones tan emotivas como pegadizas.

Porque en ‘FROZEN’ hay mucha música y uno de los grandes aciertos de Disney ha sido el de adaptar el tema principal. Hasta en 25 idiomas diferentes se ha escuchado alrededor del mundo. Compuesta por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez, la versión original de 'LET IT GO' fue interpretada en la gala de los Oscar por Idina Menzel. El tema se llevó la estatuilla como mejor canción original. En España la encargada de ponerle voz fue Gisela y su título se tradujo como ‘¡SUÉLTALO!’.



Detrás de ‘FROZEN’ se encuentran los nombres de Chris Buck y Jennifer Lee. Ambos como directores y ella, además, como guionista de una historia que ha conquistado a millones de espectadores en todo el mundo, que sigue cosechando éxitos casi cinco meses después de su estreno, que ha supuesto un toque de atención a Pixar y que acertó, de pleno, con la fecha de estreno: noviembre, con todas las vacaciones escolares navideñas por delante para arrastrar a padres, hijos, tíos, sobrinos, abuelos y nietos al cine.
 

  • Extras