30 de marzo de 2014

Ranking de los superhéroes más torpes

Por M. J. Arias

Puede que en más de una ocasión hayan salvado a la Humanidad o a una anciana en apuros, pero todos estos superhéroes del cine y el cómic también han tenido su momento de torpeza que les hace dignos merecedores de entrar en este singular ranking. Aquí lo que cuenta no es lo buenos que sean manejando el poder o la habilidad que les haya tocado en suerte, sino precisamente lo contrario, aquello en lo que son menos duchos.
 

10. Clark Kent/Superman


Vale que Clark Kent no era torpe, sino que se lo hacía. Era su forma de disimular que bajo esas gafas tamaño XXL y esa apariencia de pardillo se escondía el primer superhéroe de la Historia. Como tapadera no es que fuese la mejor, pero sólo por eso Superman se merece estar en este listado. Al menos, el de Christopher Reeve, porque los otros desvirtuaron/reinventaron esa imagen de pueblerino perdido en la gran ciudad.  

9. Bruce Banner/Hulk


El vengador verde es torpe doblemente. Primero, porque un accidente mientras realizaba un experimento es lo que convierte a Bruce Banner en un monstruo con superfuerza, una pinta horrible y mucha mala leche. Segundo, porque Hulk es como un elefante en una cacharrería. Para romper cosas es único. Ahora, que nadie le pida que desactive una bomba porque con sus manazas sería peor el remedio que la enfermedad. Eso por no hablar de que cada vez que se transforma deja la ropa hecha jirones.  

8. Superlópez


El superhéroe español más famoso de todos los tiempos es también uno de los más torpes. Aún no tiene película, pero están en ello. Lo último que se supo, en verano, es que la dirigiría Álex de la Iglesia y que el protagonista sería José Mota.  

7. Cálico Electrónico


Tampoco tiene película, pero sí un montón de temporadas. La serie flash que triunfó en la Red tiene como protagonista a Cálico Electrónico, un superhéroe bajito, gordinflón y sin ninguna habilidad especial pero torpe como él solo. Por si alguien se le ocurre adaptarlo al cine, una sugerencia ¿qué tal Antonio Resines? ¿Y Jorge Sanz?  

6. Peter Parker/Spiderman


Spiderman es el héroe con más carisma. Por aquello de que es patoso, un pobrecillo cualquiera, un pardillo al que un día una araña mutante le pica y lo convierte en un superhéroe. ‘Un gran poder conlleva una gran responsabilidad’, le dice su tío Ben. Y ahí está el adolescente Peter intentando lidiar con el acné y las telas de araña al mismo tiempo.  

5. Dan Dreiberg/Buho Nocturno


Un fracasado, eso es lo que es el pobre Dan Dreiberg, el segundo Buho Nocturno de 'WATCHMEN'. En el cine le da vida Patrick Wilson y aunque al final se lleva a la chica y parece que es capaz de mantener el tipo en una pelea, lo cierto es que es un segundón en toda regla. Si hasta da algo de grima con tanta afición por la ornitología.  

4. Tony Stark/Iron Man


La torpeza de Tony Stark tiene que ver con su afición por la fiesta. Le gusta tanto que cuando se le va la mano con el alcohol hay que ver la que monta en su casa por jugar con el traje en el momento más inoportuno. Encima, en la tercera entrega se pasa media película cabizbajo y con una crisis de identidad que hace que se meta en más de un problema.  

3. Mystery Men


En 'MYSTERY MEN' todos son unos patosos, del primero al último. No en vano de superhéroes no tienen más que el traje y algún poder extraño. Uno tiene como arma una pala, otro lanza tenedores como nadie… Y así todos. No se salva ninguno. Hay pocos superhéroes más torpes que ellos.  

2. Hancock


Borracho, torpe y con una imagen pública deplorable. Así es el superhéroe en el que Will Smith se convirtió en Hancock. Vamos, toda una joya. Menos mal que dio con un especialista en lavados de imagen pública para intentar arreglar el desaguisado que era su existencia.  

1. Dave Lizewski/Kick-Ass


No podía ser otro. Un ranking de superhéroes en el que lo que se premia es la torpeza, Kick-Ass tiene que ir en cabeza sí o sí. Es un adolescente, no tiene ningún superpoder y le pegan unas palizas de mucho cuidado. Todo porque un día se le ocurre la genial idea de salir a la calle a patear a los malos sin un entrenamiento previo.

  • Extras