2 de julio de 2015

Razones a favor y en contra el ‘spin off’ de los Minions

Por Pedro Moral

Borja Cobeaga, guionista de 'Ocho apellidos vascos' y uno de los directores más importantes de la comedia española dijo en una entrevista que los personajes secundarios podían cargarse una película si eran demasiado buenos. Se estaba refiriendo a Juancarlitros, un outsider con ambiciones de humorista que colocó en su filme 'No controles' junto a Unax Ugalde y Alexandra Jiménez. Lo interpretaba Julián López y literalmente se comió la película. El director contaba que cuando estaban montándo la película del equipo alguien dijo por lo bajini: "A ver cuando sale Juancarlitros". BOOM, se acabó, ya no había remedio, ese personaje había robado el protagonismo a todas las demás piezas del puzzle. 

Y como este hay mil ejemplos, el último y del que toca hablar ahora es el de 'Los Minions'. Estos pequeños y terriblemente atolondrados seres amarillos robaron el protagonismo a Gru en dos películas seguidas: 'Gru, mi villano favorito' y 'Gru 2'. Demasiado evidente como para no convertirlos en los protagonsitas de su propia historia. Si ya lo hicieron los pingüinos de 'Madagascar', que no causaron ni la mitad de furor entre el público (llámese furor, llámese ventas aplastantes de merchandising), los esbirros de anteojos no iban a ser menos. 

Sin embargo, y aunque todo apunta a que va a ser uno de los mayores éxitos comerciales de este verano hay varios motivos que pueden echar atrás a más de uno. Hay puntos a favor y puntos en contra, como todo en esta vida es cuestión de ver cuáles pesan más.

Puntos en contra

Todo en abundancia, cansa. Esto es una regla básica de primero de la universidad de la vida. Te gustan los macarrones, pero ¿te los comerías todos los días? Pues eso, que puede que los Minions sean graciosos si aparecen durante un tiempo concreto y justo pero que las risas desemboquen en bostezos si les tenemos haciendo monerías frente a nosotros durante varias horas. 

Menos es menos. La mayoría de los gags de los Minions se basan en las monerías que hacen todos en masa, los momentos musicales, los chistes multitudinarios. En este filme tres minions se separan de su ejército de hermanos para correr diversas aventuras por el mundo hasta que llegan a Nueva York. Tres minions son demasiado pocos comparados con la cantidad a la que Gru nos tiene acostumbrados.

Aventura o película de skeches. Es muy complicado tener una aventura lineal, con sus héroes, sus villanos y toda la pesca cuando la esencia de los personajes principales se basa en el puro gag. Ahí, en querer ofrecer una narración convencional, es donde la película casi hace aguas. CASI.  

Puntos a favor

Conocer la historia de los Minions. Eso es un aliciente monumental para todo espectador curioso. Los seres amarillos a través de la historia en busca de villanos. Desde el T-Rex a Napoleón. Las escenas se van sucediendo mediante flashback hasta detenerse en el retiro de los Minions en el Ártico. Maravilloso comienzo. 

En busca de Buster Keaton. Argumentalmente los Minions buscan un villano al que servir, narrativamente buscan ser para esta generación lo que Buster Keaton fue para la de principios del siglo XIX, un payaso que hacía reír con sus pantomimas sin ninguna otra pretensión que la pura risa.

Para mayores y niños. Esa es la clave de los primeros filmes, que son películas infantiles pero con sentido de humor para adultos. 'Los Minions' también es infantil pero el hecho de que gran parte de sus gags se basen en las referencias pop de los años 60, como el homenaje a 'Atraco a la inglesa', y aun con el peligro de que el público más joven no lo disfrute tanto, es todo un acierto que esta película llena de humor y lo cura se pare a jugar con el espectador más audaz y le premie con pequeños momentos como el cuento en stop motion.

  • Extras