Recetas de cine: Cerveza de mantequilla de 'Harry Potter'

Tras mostraros el especial menú que se ofreció con motivo del día de los enamorados en los estudios Warner de Londres, descubrimos la noticia de que en Starbuck's se sirve un café que dicen se parece mucho a la cerveza de mantequilla que Harry Potter y sus amigos disfrutaban en Las Tres Escobas durante un momento de 'El Misterio del Príncipe'. Totalmente sucumbidos ante tal noticia sumados al inminente estreno de la precuela 'potteriana' 'Animales fantásticos y cómo encontrarlos' más el anuncio de J. K. Rowling declarando que se tratará de una trilogía, decidimos aventurarnos a crear nuestra propia cerveza de mantequilla.
Aunque la versión de Starbuck's es una versión acaramelada del frappélatte y las diferentes versiones que corren por la red tienen el dulce subido, decidimos elaborar nuestra preparación con ingredientes más castizos en cuanto a su nombre. No llamaríamos a algo 'cerveza' si en realidad no tiene nada que ver con ella. Así que usamos un tipo de cerveza con fuerza, cuerpo y sabor para aportarle al brebaje ese toque cervecero distinguido. Muy del estilo, a nuestro parecer, de la taberna que visitan los tres jóvenes aprendices de mago. Nuestra elección fue la Daura Märzen de Damm, doble malta sin gluten que no lleva mucho tiempo a la venta. La compañía la lanzó a principios de 2015.
Muy sencillo, porque estamos en la época que estamos y esta cerveza se prepara en marzo (de ahí su nombre). Además, somos fans de la Voll-Damm y nos apetecía probar la versión 'desglutinizada'.

Si os preocupa el alcohol, no lo hagáis. La cerveza pasa por un proceso de cocción en el que pierde todo el alcohol. No podrías 'enchisparte' por muy mago de Gryffindor que seas.
Podéis infusionarla con canela, clavo o lo que gustéis. Nosotros decidimos dejarla au naturel apostando así por un sabor más genuino.
- 60 gr de azúcar moreno
- 2 tercios de cerveza tostada
- 40 gr de mantequilla
- limón
- leche
- clavo o canela (opcional)
Por un lado calentamos la cerveza en una cazuela reservando 1/2 vaso para el final. Si queréis especiar la cerveza es el momento.
Al mismo tiempo hacemos un caramelo con el azúcar moreno y unas gotas de limón. Cuando esté a punto le añadimos la mantequilla y 1/3 de vaso de leche hasta obtener una especie de sirope.

Agregamos la cerveza al sirope y mezclamos.

Cogemos la cerveza que habíamos reservado, la mezclamos con un poco de leche, lo calentamos y batimos hasta obtener crema de leche 'acervezada'.
Servimos la cerveza de mantequilla en los vasos y coronamos con la espuma de leche y cerveza.
"Me voy a poner hasta aquí de birra. O azúcar."
Artículo escrito por Cocine.es