14 de julio de 2015

Recetas de cine: cócteles para el verano (parte 1)

Por Luís Fernández

Si algo ha permanecido de manera imborrable en el imaginario popular, sin duda, ha sido la imagen de grandes estrellas que, con toda su elegancia y saber estar, se acercaban a la barra de un bar cualquiera y pedían un cóctel como quién compra el pan. Esos ademanes y esa compostura que hemos intentado adoptar en tantas ocasiones y que tan pocos frutos ha dado. Como consejo, pedidlo con naturalidad, sin más, no intentéis imitar a 007 pues probablemente el camarero acabará por el suelo de la risa... y, si no, aquí os ofrecemos las recetas de algunos de los cócteles más famosos para que podáis prepararlos dónde y cuándo queráis. 

Un Daiquiri de plátano con ‘El Padrino II’

Este gran clásico de Francis Ford Coppola nos descubrió el Daiquiri de plátano cuando Fredo y Michael Corleone conversan relajadamente en una terraza de la Habana. Y, la verdad, es que no podrían haber elegido mejor bebida para tomar en la isla ya que el origen de la misma se encuentra en la propia Cuba.

Ingredientes:

50 ml. de ron blanco

25 ml. de licor de plátano

1 plátano

Cubitos de hielo

Azúcar

Elaboración:

En una batidora echamos los cubitos de hielo, añadiendo el ron blanco, el licor de plátano, un plátano maduro cortado y dos cucharadas de azúcar. Se bate todo a una velocidad media durante unos 30 segundos aproximadamente. Una vez finalizado se sirve en copas frías (se puede poner una rodaja de plátano a modo de decoración) y estaría listo para servir.

Un Manhattan con  'Con faldas y a lo loco'

Tony Curtis observaba a Marilyn Monroe preparar esta delicioso brebaje de forma improvisada en las literas de un tren, y lo convirtió en inmortal. Un clásico donde los haya, del que se rumoreo pudo inventarlo la mujer de Churchill. Una apuesta segura adaptable a todos los paladares.

Ingredientes:

Cubitos de hielo

45 ml de Whiky canadiense

20 ml de Vermouth seco

1 golpe de Angostura (Opcional)

1 aceituna verde

Corteza de limón

Elaboración:

De preparación muy simple solo tenemos que mezclar en una coctelera el hielo, el whisky y la Angostura. Lo batimos y  colamos sirviéndolo todo en un copa (de Martini a poder ser). Lo decoramos con una aceituna y una espiral de corteza de limón. Ideal para aperitivos puede ser seco, como en este caso, o dulce, donde cambiaríamos entonces el tipo de vermouth y substituiríamos la aceituna por una guinda. 

Un Cosmopolitan con ‘Sexo en Nueva York’

Empezó a popularizarse en los años 80, pero sería en los 90 gracias a Carrie Bradshaw, icono televisivo y de moda, cuando su fama explotaría completamente. En el imaginario popular, seas hombre o mujer, ha quedado la idea de que alrededor de unos buenos cosmopolitans, surgen las mejores charlas, sobre sexo preferiblemente.

Ingredientes:

Hielo

45ml de Vodka

15ml de Cointreau

Un golpe de zumo de arándanos

10 ml de zumo de limón o lima

Cáscara de naranja 

Elaboración:

Para este cóctel debemos, primero, escarchar la copa con limón y sal. A continuación  cogemos el hielo, el vozdka, el cointreau, el zumo de limón y un poco de zumo de arándanos y los mezclamos bien en  una coctelera. Finalmente, solo queda colar y servir en un vaso de martini con una cáscara de naranja a modo de decoración.

Un cóctel de absenta con 'Drácula'

Un cóctel atípico, y habrá quién no lo considere ni eso. Pero lo añadimos por su exotismo. En el Drácula de Coppola el conde lo bebía y comentaba "Absenta... es el afrodisíaco del yo. El hada verde que vive en la absenta quiere tu alma, pero tu estás a salvo conmigo". Y aunque probablemente la tomarán sola, aquí os dejamos una más que interesante variación. 

Ingredientes: 

45 ml de Absinthe

30 ml de agua fría

1 terrón de azúcar

Elaboración:

Primero añadimos a una copa los 45 ml de absenta. A continuación en una cuchara colocamos el terrón de azúcar y lo mojamos con la absenta para, a continuación, prenderle fuego. Cuando el azúcar comience a fundirse (veremos unas burbujas) lo echamos dentro de la copa y removemos para que se disuelva. Cuidado porque la absenta prende (como una queimada gallega). A continuación echamos 30 ml de agua muy fría con lo que el fuego se apagará y estará listo el cóctel. Atreveos a experimentar. 

  • Extras