31 de marzo de 2015

Recetas de cine: La tarta de manzana de ‘American Pie’

Por M. J. Arias

Si uno quiere disfrutar de este clásico de la repostería americana que rivaliza en popularidad con la ‘carrot cake’, lo mejor es no pensar en lo que ocurría con ella en la alocada comedia que era ‘American Pie’ y en el uso que el protagonista de la saga, el entonces adolescente Jim Levenstein (Jason Biggs), hacía de ella. Su madre la había hecho con todo el amor del mundo, pero en un impulso su único hijo decidía… Bueno, todo el mundo sabe cómo acaba la historia y lo embarazoso de la situación cuando su padre entra en escena.

Despropósitos adolescentes a un lado, lo cierto es que la tarta de manzana es uno de los postres más apetecibles de la cocina del país de las barras y estrellas. En cuanto a su elaboración, cuenta con tantas recetas como familias estadounidenses. Ocurre como con la paella en España o el tiramisú en Italia, en cada casa se hace de una forma distinta. Aquí recogemos una de las más sencillas y rápidas que hemos encontrado sin que por eso esta pierda un ápice de su autenticidad.

Coge tu delantal y prepárate para triunfar en la próxima comida entre amigos.

American Pie

Ingredientes

2 planchas de masa de hojaldre
½ taza de azúcar blanco
½ taza de azúcar moreno
3 cucharadas de harina
¼ cucharadita de canela
¼ cucharadita de nuez moscada 6 manzanas (Golden puede ser una buena opción) cortadas en rodajas
1 cucharada de limón
1 cucharada de mantequilla
1 huevo

Elaboración de la tarta

Aunque son numerosos los ingredientes, la preparación del relleno de este clásico de la repostería estadounidense es bastante sencillo. Lo primero que hay que hacer es mezclar en un recipiente los dos tipos de azúcar, la harina, la canela y la nuez moscada. En un recipiente mayor, colocar las manzanas peladas y cortadas y unirlas al zumo de limón y a la mezcla lograda en el primer bol. El relleno está listo.

Ahora solo hay que extender en un molde redondo de tarta una de las láminas de masa estirando los bordes hacia arriba de manera que todo el molde quede cubierto. Se extiende el relleno y se le añade la mantequilla. Se cubre, cerrando bien los bordes, con la otra plancha de hojaldre.

Ya solo faltan dos sencillos pasos. Untar con huevo batido la parte superior y hacerle un agujero en el centro para que el vapor salga. Ya está lista para ser introducida en el horno, previamente calentado, y hornearla a unos 220 grados durante unos 30 minutos. El punto de la tarta es cuando la masa adquiere un tono dorado.

  • Extras