3 de octubre de 2014

Recetas de cine: Las codornices en pétalos de rosa de ‘Como agua para chocolate’

Por María Pérez

Basada en una novela de la escritora mexicana Laura Esquivel, ‘COMO AGUA PARA CHOCOLATE’, dirigida por Alfonso Arau y protagonizada por Lumi Cavazos, Marco Leonardi y Regina Torne, cuenta la historia de dos jóvenes, Tita y Pedro, que tienen que renunciar a su amor porque la madre de ella, siguiendo la tradición familiar, decide que su hija, por ser la menor, debe quedarse soltera para cuidarla cuando sea una anciana. A cambio Pedro se casa con una de las hermanas mayores de Tita y siguen viviendo en la misma hacienda. Gracias a las habilidades culinarias de Tita y a los consejos que le da su abuela muerta, la joven encuentra una nueva manera de comunicarse con Pedro y fomentar su amor.

La primera vez que lo hace, Tita recibe de Pedro un ramo de rosas que su madre pide enseguida que tire a la basura. Ella a cambio, elabora un plato que ni Pedro, ni su hermana Gertrudis, ni la madre, podrán obviar ni olvidar, y que hace morir de celos a la esposa de Pedro, que ve en él una auténtica declaración de amor.

Codornices en pétalos de rosas

Ingredientes (4 personas)
4 Codornices
12 rosas, a ser posible rojas
2 cucharadas de miel
4 dientes de ajo
1 cucharada de aníses
2 cucharadas de pistachos
2 cucharadas de almendras
Mantequilla
Aceite de sésamo
½ limón
Sal, pimienta negra molida

Elaboración
Poner en un mortero o picadora los pétalos de rosa, las semillas de anís, los pistachos y las almendras. Picar todo bien, incorporar la miel y reservar.

Pelar los ajos, partir por la mitad, retirar el germen y dorar lentamente en el aceite de sésamo. Añadir una buena cucharada de mantequilla y el picadillo de rosas, remover bien y poner las codornices con las patas atadas con bramante, y previamente salpimentadas y restregándoles medio limón o naranja. Deberán removerse bien para impregnarlas del sofrito. Añadir después un vasito de agua en el fondo para que no se pegue el guiso, tapar para que se hagan muy lentamente las aves durante unos diez minutos, y luego dejar reposar hasta enfriarse por completo.

Para servir basta remover bien todo el guiso y si la salsa quedó algo seca rociar con un poco de agua para que al recalentar no se pegue. En la presentación no pueden faltar algunos pétalos de rosa recién deshojados, a ser posible de distintos colores.

  • Extras