11 de enero de 2018

¿Recuerdas estas escenas de Memento?

Por Ignasi Muñoz

El debut oficial de Nolan es Following, una película que realizó con muy poco dinero y un montaje muy similar al que haría famosa su película posterior: Memento. Obra de culto prácticamente instantánea que dejó claro a todo el mundo que tras esa película había un futuro genio. Y desde luego mal no le ha ido. Es probable que este año Dunkerque acapare las nominaciones a los Oscars, y nadie puede olvidar la gran trilogía de Batman que nos regaló junto a Christian Bale. Pero hoy vamos a hablar de aquella primera película donde intuimos un gran director. Y si la memoria no nos falla, vamos a recordar nuestras cinco escenas favoritas de Memento.
La breve escena que inicia Memento es increíblemente descriptiva: Vemos la foto de un cadáver ensangrentado y poco a poco, la imagen se diluye. Una polaroid pero marcha atrás. Un asesinato pero hacia atrás. En tan solo una secuencia Nolan consigue definir cómo será su película y su personaje principal. Y poco después el dueño del motel lo verbaliza: "Es como si todo funcionara hacia atrás". Parece fácil y simple, pero es un inicio de lo más inteligente.
Memento es un thriller de los que no se andan con tonterías, pero tiene unos sutiles toques cómicos en ocasiones. El personaje de Teddy desprende casi siempre mucho buen rollo, pero el momento que puede provocar alguna que otra carcajada es cuando nos encontramos a Leonard corriendo y se sucede la siguiente voz en off: "Vale, ¿Qué estoy haciendo? Bien, persigo a ese tío." Vemos a nuestro amnésico protagonista correr hacia un hombre que no tarda en apuntarle con un arma, y entonces se da cuenta. "Oh, parece que me persigue él a mí." Hilarante.
El personaje femenino de la película es clave y está repleto de matices. Manipula a Leonard (como todos) y lo dice abiertamente en una de las secuencias que más sorprenden al espectador por su dureza. Pero las escenas de Natalia y su recuerdo pueden llevar a error, ya que en esta película no hay buenos y malos como tal. Natalie manipula a Leonard, pero después le ayuda. El posible odio hacia el personaje surge de que en la película vemos eso al revés, como primero le ayuda y luego le manipula. Nolan de nuevo jugando con nuestra percepción.
Las secuencias en blanco y negro nos cuentan el funcionamiento de la enfermedad de Leonard y lo más interesante, su forma de reaccionar. Los tatuajes, las notas, los recuerdos difusos entremezclados con las fotos… Y además, la historia de Sammy, alguien que vivió esa misma enfermedad. Alguien a quien "le gustaban los anuncios porque eran cortos". Tal vez estas sean las partes que hacen de Memento una película excepcional, las que muestran directamente el interior de su protagonista.
Todo buen thriller tiene que tener un final a la altura, y el de Memento es uno de los buenos. La revelación de Teddy resulta inesperada, pero el final en la tienda de tatuajes cierra un círculo temático perfecto. Y es que la película habla de muchas cosas más allá de la memoria. La manipulación, la identidad, el paso del tiempo… Una obra para reflexionar.
 
Estas son solo las cinco escenas que hemos querido destacar, pero Memento está repleta de grandes momentos. Es un puzle, al fin y al cabo, y juntar las piezas es fascinante. No pierdas la oportunidad de jugar con la obra de Nolan, lo vas a disfrutar