18 de junio de 2014

Reemplazos de última hora que salieron bien

Por María Pérez

La espantada de Edgar Wright en pleno proceso de producción de 'EL HOMBRE HORMIGA' de Marvel se ha solucionado con la contratación del director Peyton Reed. Aunque sospechamos que no tendrá el sentido del humor que le habría podido aportar el director inglés, esta sustitución a última hora no tiene por qué salir mal, como intentaremos demostrar con estos diez casos de reemplazos con éxito.

‘X-MEN’

Un error en la programación del rodaje de ‘MISIÓN IMPOSIBLE 2’ impidió que el actor escocés Dougray Scott interpretase a Logan en la primera de las películas sobre los superhéroes mutantes. Y seguramente es algo que lamentará de por vida ya que el hecho de estar en la película de Bryan Singer habría catapultado su carrera. El siguiente en la lista de Bryan Singer era Russell Crowe, que lo rechazó y recomendó contratar a su colega australiano, y la verdad es que ahora no nos imaginamos un Lobezno sin el impresionante físico de Hugh Jackman.

‘TERMINATOR’

La idea inicial de James Cameron era que el Terminator tuviese el aspecto de un ser humano normal que pudiese confundirse con el resto de los mortales, y en su cabeza el actor ideal era Lance Henriksen, que además era amigo suyo. Pero cuando Arnold Schwarzenegger se presentó a la audición para el papel de Kyle Reese, el director cambió de opinión, y para compensar le dio a Henriksen el papel de Bishop en ‘ALIENS’. A cambio, Swarzenegger se sintió aliviado porque el papel de Terminator tenía menos diálogo que el de Reese, que al final hizo Michael Biehn, y consiguió cimentar una carrera como héroe de acción que se prolonga hasta nuestros días. De hecho, la quinta película sobre el cyborg se estrenará el año que viene y él está en ella. 

‘LOS VENGADORES’

Antes de elegir director, la Marvel encargó a Zack Penn el primer guión de ‘LOS VENGADORES’, pero al arriesgarse a contratar a Joss Whedon para dirigirla, éste tiró el guión de Penn a la basura y, según el guionista, rechazó colaborar con él para elaborar un libreto más de su gusto. A cambio, Whedon, cuya trayectoria en cine se limitaba a 'SERENITY', escribió su versión del guión y el resultado fue un taquillazo tremendo y, sobre todo, una de las películas de superhéroes más divertidas y disfrutables de la historia del cine, con un reparto que funciona a la perfección.

‘EL MAGO DE OZ’

La adaptación de la novela de Frank L. Baum protagonizada por Judy Garland en 1939 iba a correr a cargo de Richard Thorpe. El realizador estadounidense ya tenía todo el concepto visual de la película, hasta la peluca rubia con tirabuzones de la protagonista, pero dos semanas antes de comenzar el rodaje los productores le comunicaron su despido porque odiaban toda esa idea estética. Para sustituirle contrataron temporalmente a George Cukor hasta encontrar al director definitivo. Fue Cukor el que cambió radicalmente el aspecto de Dorothy, pero tuvo que dejar la producción para hacerse cargo de ‘LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ’. Lo reemplazó Victor Fleming, que poco después tuvo que abandonar el rodaje para sustituir a Cukor en ‘LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ’. Para rematar la faena los productores contrataron a King Vidor, que de alguna manera se las apañó para que el resultado fuese coherente y para que la película llegase a convertirse en un clásico.

‘EL SEÑOR DE LOS ANILLOS’

Originalmente, Aragorn, el personaje más carismático de la saga de los hobbits iba a ser interpretado por Stuart Townsend, un buen actor irlandés que no ha terminado de despuntar. Las razones que llevaron a su cambio se resumen en que Peter Jackson decidió repentinamente (un día antes de empezar el rodaje) que quería un actor de más edad para el papel, a pesar de que Townsend había estado dos meses entrenando para ello. Eso significa también que Viggo Mortensen tuvo que decidir a la voz de ya si quería pasar 14 meses rodando en Nueva Zelanda, sin saber nada de la película ni de los libros de Tolkien (dice que no los había leído). Por lo visto fue su hijo el que le convenció para que lo hiciera, y la película supuso su lanzamiento internacional.

‘LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ’

Para Cukor, dirigir ‘LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ’ era un sueño en el que invirtió dos años de preparación que incluyó encontrar a la actriz perfecta para interpretar a Scarlett O’Hara. Lo que no había previsto era que el guión fuera fuente de conflictos con el productor David O. Selznick. Tras el famoso despido de Cukor, el protagonista Clark Gable propuso a su amigo Victor Fleming, que se implicó hasta el fondo en la película hasta el punto de tener que dejarla a falta de dos semanas para acabar el rodaje por agotamiento. Para el tramo final se contrató a Sam Wood.

‘RATATOUILLE’

La primera elección de Pixar para dirigir la película del ratón cocinillas fue Jan Pinkava, que acababa de ganar el Oscar al mejor corto de animación por ‘GERI’S GAME’, pero las ideas con las que llegó eran tan fantasiosas que chocaron con las de los cerebros de Pixar, así que buscaron su sustituto en una persona de confianza de la casa y del todopoderoso John Lasseter: Brad Bird.  Éste conservó parte de las ideas de Pinkava, que figura en los créditos finales, pero le dio ese toque de cuento atemporal para todos los públicos con la cantidad de detalles que caracterizan las películas de Pixar. Además la película afianzó su carrera y provocó su salto a la ficción de acción real.

  • Extras