21 de enero de 2016

Requisitos para ser una pareja hipster

Por M.J. Arias

Leticia Dolera y Manuel Burque se han convertido en una de las parejas con más química en la pantalla del pasado año. El debut como directora de un largo de esta actriz de aspecto frágil y registro amplio no hace más que darle alegrías. Con su comedia 'Requisitos para ser una persona normal' se ha colado en las nominaciones a mejor comedia en los Feroz, mejor guión, actriz y final en los Premios Paramount y aspira al Goya en la categoría de director novel. Alegrías y alegrías para un manual de cómo conseguir la felicidad y, de paso, ser una pareja de hípsteres en toda regla, aunque solo sea por circunstancias de la vida y no por postureo.
Sobre todo lo primero es imprescindible. Para él, obviamente. Una barba bien poblada, cuidada pero sin que parezca estarlo y de un largo determinado es básico para parecer un hípster. No hace falta sacar la regla para medir o volverse loco buscando imágenes en Internet. La de Manuel Burque en 'Requisitos para ser una personal normal' es perfecta. Eso y las gafas de pasta. Que no falten. Lo de las trenzas en ella puede que no sea algo generalizado dentro de los hípsteres, pero a Dolera le da cierto toque de otros tiempos que va con ello.
Unos dirán que eso no es ir a la última. Otros, justo lo contrario. Ser vintage está de moda. Los mercadillos de segunda mano son un filón para estas cosas. Y el armario de tu abuela igual tampoco es mala opción. Claro que en el caso de los personajes de Burque y Dolera es más una cuestión económica que estilística. Es decir, que él trabaja en el IKEA y vive acoplado con una anciana que dice que es su abuela. Y ella ha tenido que volver a casa de su madre porque no encuentra trabajo. Vamos, que no están como para poder permitirse el lujo de ropa nueva.
Pues eso, mezclar colores sin importar si quedan bien los unos con los otros. Usar tejidos distintos en un mismo modelito. En el caso de Burque es más llamativo. ¿Os acordáis de sus pintas cuando salen a correr? No está claro si ese atuendo es de ser hípster u hortera, hablando en plata. ¡Menudas pintas! Pero también es cierto que es parte de la gracia del personaje.
Con esto pasa como con lo de la ropa. Los hípsteres se caracterizan por llevar una vida un tanto bohemia, pero en el caso de María y Borja es que no les queda otra. Lo que llevan en los bolsillos les da para pasear y comer pizza tirados en un par de tumbonas en plena calle. Muy bohemio el plan. Aunque no es postureo, sino imposibilidad de irse a un italiano a degustar tan delicioso manjar. Claro que cuando ella tiene la oportunidad de planes más 'chic' no es que los disfrute precisamente.
Artículo escrito por losExtras.es
No te pierdas a Leticia Dolera y a Manuel Burque el viernes 22 de enero a las 15:30h en 'Más que cine'.