14 de agosto de 2013

Robert Downey Jr, la delgada línea entre brillantez y locura

Robert Donwey Jr. es uno de esos actores que ejemplifica el amor de Hollywood por los "chicos malos". El actor comenzó a consumir marihuana a los 6 años influído por su padre y durante toda su vida las drogas y sus consecuencias le han marcado. Parte de las agitaciones de su vida se han plasmado en los personajes que ha elegido, hombres atormentados, inestables, genios, supervivientes... Los repasamos.

Downey hace uno de los papeles más psicóticos y oscuros de su carrera. Él es un asesino con la habilidad de comunicar sus planes a un ama de casa a través de los sueños. Esta fue la última película que rodó el actor antes de ingresar en prisión por faltar a la condicional impuesta por su abuso de las drogas.

Vivian Thompson no es solo un asesino en serie, es un hombre que vive atormentado por sus demonios internos y que no conoce otra forma para dejarlos escapar. El personaje es un reflejo de la situación del actor en aquel momento, con cambios bruscos de humor, gestos descordinados, desplantes y una necesidad inmensa de ayuda.

A veces el instinto de supervivencia nos lleva a cometer una (aparente) locura tras otra. Es lo que le pasa a Robert Downey Jr. en esta historia. Su Harry, un atracador de poca monta, se convierte en actor para escapar de la policía, pero todo se complica cuando una femme fatale entra por en medio y se convierte en detective por rebote.

Harry desea volver a su tranquila vida de ladrón de bancos aunque su instinto de supervivencia le saca de todos los apuros en los que se mete.

La película que lo devolvió a la fama de primer nivel y que limpió su imagen. Tony Stark representa todo lo que era Robert Downey Jr. un hombre rico, con éxito entre las mujeres, muchas ganas de diversión y poco interés en las consecuencias. Sin embargo, Tony consigue recuperarse, del mismo modo que Robert luce ahora una sana sonrisa y proclama un mensaje de "no a las drogas".

El millonario Tony Stark es un fanático de la tecnología, un hombre capaz de pasarse 36 horas sin dormir para probar su último juguete electrónico o de comprarle a su querida novia un peluche del tamaño de un edificio de dos plantas. Es un excéntrico para muchos y un loco para otros, la clase de personaje que solo podría nacer rico.

El triple giro mortal de la entrega al trabajo. Downey interpreta en esta loca comedia a un actor tan comprometido que no duda en pasar por el quirófano y pigmentarse la piel para interpretar a un soldado negro en una película de guerra. El compromiso de su personaje le ha hecho ganar 5 Oscars (lo que lo convierte en el actor más oscarizado).

Su personaje en la película es el reflejo de ciertas locuras que llevan a cabo los actores para conseguir un papel (como engordar y adelgazar más de 30 kilos en dos meses) y que en más de una ocasión pueden poner en peligro su salud pero que se consideran prácticas normalizadas.

La última (de momento) adaptación del famoso detective a la gran pantalla corre a cargo de Guy Ritchie, director conocido por sus películas de acción y bajos ambientes. Esta cinta vuelve a la esencia del personaje de Arthur Conan Doyle y retrata sus vicios y sus virtudes. 

Holmes vuelve a ser un jugador, un adicto y un luchador que no teme ensuciarse las manos pero también es un hombre brillante, deductivo, ágil en el razonamiento y nada temeroso al cual seguimos aunque solo sea para intentar parecernos un poco más a él.

¿Estás de acuerdo?

  • Extras