19 de diciembre de 2017

¿Sabías estos secretos de 'La noche de Halloween'?

Por María Páez
 
"Me encontré con un niño de 6 años. Con un rostro pálido, sin expresión, sin emoción y unos ojos negrísimos. Los ojos del diablo…" Son muchas las leyendas urbanas, los secretos, que esconde el rodaje de una película. Y la primera aparición de Michael Myers no iba a ser menos. Desde Paramount Channel os traemos algunas de las curiosidades que envuelven una de las obras maestras de John Carpenter, La noche de Halloween, que trajo en 1978, hace ya casi 40 años y que nos descubrió a la que sería toda una estrella del cine años más tarde, Jamie Lee Curtis.
La máscara sin rostro utilizada por el asesino protagonista, Michael Myers es ni más ni menos que la cara de William Shatner, el personaje de Kirk de Star Trek. Para ahorrar costes el ayudante de dirección Tommy Lee Wallace compró está máscara por dos dólares y la cubrió totalmente de spray blanco, tintó el pelo de marrón y recortó los ojos y las patillas para eliminar toda la similitud con el producto original. Hasta ocho personas diferentes llevaron la máscara, de entre las cuales estaban los actores Nick Castle, Tony Moran y el propio John Carpenter.
¿Por qué se llama el hombre loco y enmascarado Michael Myers? Su director y guionista quiso rendir homenaje con el nombre del protagonista de su filme al distribuidor británico de la película Asalto en la comisaría del distrito 13. Este hombre le cayó muy bien a Carpenter, ya que consiguió que se presentaran en varios festivales europeos.
El niño que interpretaba a Myers, Will Sandin, en esta secuencia no podía aparecer, puesto que no podían contar con él hasta el último día de rodaje, así que las manos que aparecen en la misma, son las de la productora y co-guionista, Debra Hill. Si estáis muy atentos en esta escena veréis como son manos de mujer con la manicura hecha.
La escena del armario en la que Michael Myers golpea la bombilla es totalmente una referencia a la escena final de Psicosis. Junto a esta, también hay un homenaje al gran clásico de Hitchcock en la primera muerte de la película, en la que el espectador no aprecia cómo el cuchillo se clava en la piel de la víctima tal y como ocurre con la cinta del maestro del suspense protagonizada, ni más ni menos, que por la madre de Jamie Lee Curtis, Janet Leigh.
Cuando los personajes de Annie y Laurie, interpretados por Nancy Kyes y Jamie Lee Curtis respectivamente, van cada uno a sus trabajos de canguros, lo hacen de forma improvisada. Y Debra Hill aprovechó y grabó toda su conversación desde el asiento de operador de cámara.
Su director y guionista, John Carpenter, también fue el compositor de su banda sonora, tema mítico musical del que según declaró se inspiró en la banda sonora de El Exorcista y Suspiria, con la ayuda del musicólogo Dan Wyman.
La película fue una de las más vistas de forma inesperada, se estrenó y conquistó a todo el mundo corriéndose la voz y arrasando en taquilla hecha con un presupuesto muy bajo, es decir, de serie B. No había siquiera suficientes focos para filmar, así que el equipo iba moviéndolos para rodar toda la película. Un éxito en el que nadie confiaba al ser un concepto totalmente distinto de terror con un director recién salido de la escuela y un reparto totalmente desconocido.
No se puede matar al hombre del saco… Efectivamente esta leyenda aún sigue y seguirá viva por y para siempre y es que "pasé 8 años tratando de entenderlo y otros 8 tratando de mantenerlo encerrado porque me di cuenta de que lo que había tras sus ojos era pura y simple maldad…". Mientras esperamos a que llegue la nueva entrega de la saga, Halloween: El regreso, ¡estad muy atentos a nuestro Historias de medianoche del próximo viernes!