9 de diciembre de 2015

Se titulan igual pero no podían ser más distintas

Por M. J. Arias

Cuando Pedro Almodóvar anunció que su nuevo proyecto se llamaría 'Silencio', todo el mundo le recordó rápidamente que Martin Scorsese estaba rodando el suyo bajo el mismo título, en inglés, 'Silence'. En su día a nuestro Pedro no le importó, pero una vez terminado el rodaje cayó en la cuenta de que iban a coincidir en cartel y que eran "demasiados silencios en la misma época [hay que sumarle la reedición de la novela en la que se basa Scorsese]" así que prefirió "evitar equívocos futuros".
 
Almodóvar cambió 'Silencio' por 'Julieta' y sanseacabó. Después de todo, ambas películas no tenían nada que ver. Una trata sobre jesuitas en el Japón del siglo XVII y la otra sobre Julieta y sus historias de vida. Almodóvar ha sabido reaccionar a tiempo. Otros, no tanto. O quizá es que no les importaba la posible confusión. Estos son algunos de esos ejemplos de películas que se titulan igual y en realidad no tiene que ver nada.
¿En serio hay más 'Gladiator' que Russell Crowe? Pues sí, dos para ser exactos, con la pinta de Cuba Gooding Jr. y James Marshall en una película estrenada en 1992 en la que un par de adolescentes se daban de golpes en peleas ilegales de boxeo. A ninguna de las dos se las cambió el título en España. Claro, que para cuando se estrenó la de Ridley Scott en 2000 ya nadie se acordaba de la anterior.
En España no hubo problema porque a la primera, la coreana de 2006 con un monstruo como protagonista, se le dejó el título original y a la segunda se la retituló como 'La huésped'. Estrenada en 2013, estaba basada en una novela de la autora de 'Crepúsculo' y giraba en torno a una historia de amor entre humanos y alienígenas que se apoderaban de cuerpos terrícolas con Saoirse Ronan en el papel principal.
El resultón Shawn Ashmore era el protagonista de la titulada en España 'Bajo cero', una de terror en la montaña y mucho frío. Vistos los ejemplos, parece que lo de pasar de cambiar el título tiene que ver mucho con el relativo éxito de la anterior en el tiempo. Porque con lo que ha supuesto 'Frozen', la animada, no es de extrañar que nadie cayese en que compartía título con una de 2010.
Seguramente la mayoría de los seguidores de la saga vampírica basada en las novelas de Stephenie Meyer no tengan ni la más remota idea de que a finales de los noventa se estrenó una película que en su versión en inglés se llamaba también 'Twilight', que tenía como protagonistas a Paul Newman, Gene Hackman y Susan Sarandon y que era infinitamente mejor como película de lo que ha sido ninguna de las protagonizadas por Robert Pattinson y Kristen Stewart. En España la de 1998 se tituló 'Al caer el Sol'. La otra, 'Crepúsculo'.
En 1998, un Ralph Fiennes con bombín y una Uma Thurman enfundada en traje negro cual Viuda Negra protagonizaron 'Los vengadores', adaptación al cine de una serie británica. Nada que ver con el pelotazo taquillero de Marvel en 2012 con Hulk, Iron Man, Capitán América, Thor y Viuda Negra viéndoselas con Loki. Unos eran agentes británicos y otros, superhéroes.
Este ejemplo es el que más dista en el tiempo. Porque el clásico de Charles Chaplin data del lejano 1921. Mientras que aquella en la que Bruce Willis se encontraba con su niño gordito interior se estrenó en 2000. Tan distintas son que una de las dos es muda y en blanco y negro.
Si el anterior era el caso con más separación temporal, este es el más singular por quien protagonizaba la versión más antigua. Una comedia romántica de 1941 en la que uno de los tres actores protagonistas era Ronald Reagan. Y ahora es cuando todos nos acordamos de 'Regreso al futuro'. Unas cuantas décadas después, Clint Eastwood conquistaría cuatro estatuillas con su drama pugilístico bajo el mismo título.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras