15 de septiembre de 2016

Seis razones para no perderse ‘Las cuatro plumas’

Por Luís Fernández

Paramount Channel emite 'Las cuatro plumas' (Sábado 22:00 h) en la que podemos disfrutar de unos jovencísimos Heath Ledger y Kate Hudson. Una película que pasó muy desapercibida en su momento pero que merece ser recuperada. Una historia bélica sobre la amistad y el honor que, aún lejos de ser un clásico, apuntaba maneras. Os dejamos con algunos de los aspectos por los que 'Las cuatro plumas' merece una oportunidad. ¿Os convencen?
Ambientada en 1884 nos muestra una guerra todavía no mecanizada, la caballería es fundamental y las armas de fuego siguen siendo bastante básicas. No esperemos, por tanto, escenas de acción al estilo del ‘Desembarco de Normandía’. Pero el director si tiene la habilidad suficiente para jugar con los elementos que la época le permite y sacarse alguna escena realmente impresionante. Esa formación en cuadrado…
Nadie debería perderse a uno de los grandes aunque sea en una de sus obras menos recordadas. Un actor, que de no habernos dejado demasiado pronto, hubiera sido un absoluto gigante. Desmostró que podía ser un ladrón de corazones en ‘Destino de caballero’ y al año siguiente se puso en la piel de un soldado inglés en ‘Las cuatro plumas’. Versátil y rabiosamente bueno, siempre es interesante ver alguna de sus interpretaciones.
Por encima de todo, más allá de su contexto bélico, ‘Las cuatro plumas’ es un gran canto a la amistad. La relación entre Heath Ledger y Wes Bentley define casi todo el desarrollo de la cinta. Dos amigos separados por una guerra y una decisión inesperada. Estamos ante un “bromance”, una historia de amor entre dos hombres, de manual. Una exaltación de la amistad entre hombres tan delicada como tierna.
A este director indio, que se prodiga bastante menos de los que debería, le debemos dos absolutas maravillas como ‘Elizabeth’ y ‘Elizabeth: La edad de oro’, donde supo sacar lo mejor de Cate Blanchett. Solo por esas dos grandes muestras de maestría se merece el beneficio de la duda; y aunque ‘Las cuatro plumas’ no alcanza el nivel de las mencionadas, si deja los suficientes detalles de calidad como para disfrutarla enormemente.
Las películas bélicas cuando cuestionan su propia naturaleza siempre aportan algo más interesante. Al final, caemos rendidos ante el desertor; ante el que se niega a disparar o ante el que cuestiona las decisiones de sus superiores. Y aquí volvemos a verlo una vez más. Un hombre renuncia a su carrera y a sus amistades por una guerra que no ve clara y por un amor, Kate Hudson, que le rechaza por su cobardía. El personaje que duda siempre nos aporta muchos más matices, aunque después tenga que arrepentirse de alguna de sus decisiones.
Aunque sea desde el punto de vista occidental, al menos la película tiene la osadía de volver su mirada hacia África, el continente olvidado tanto en la historia como en el cine… Demasiado poco la historia africana ha dado su salto al cine y cuando lo ha hecho ha sido desde una visión occidental. A falta de que la industria cinematográfica africana, en constante crecimiento en algunos países, cree sus propios relatos… no está de más que alguien mira hacia el continente negro.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Cine