7 razones para amar a Hugh Grant

Por María Pérez

Ese chico inglés con maneras inseguras y nerviosas que encarna a la perfección el héroe corriente y moliente y que nos enamoró perdidamente en ‘NOTTING HILL’ cumple 54 años. Repasamos su filmografía para buscar siete razones que nos llevan a amarle eternamente, ordenadas de menor a mayor.

 

7. Por ser un trasnochado cantante pop con su escaso sentido del ridículo

En ‘TÚ LA MÚSICA, YO LA LETRA’ (2007), Grant interpretaba a un ídolo del pop venido a menos y fabricado a imagen y semejanza de Andrew Ridgeley, el moreno desconocido de Wham!, que se emparejaba musicalmente con una joven (Drew Barrymore) para componer canciones para la última diva adolescente del pop. Sorprendentemente, esta pareja Grant-Barrymore funcionaba muy bien, y las mejores escenas se daban cuando ambos daban rienda suelta a su extravagancia y sus divertidos ademanes.

 

6. Por dejarse aleccionar por un niño de 12 años

El escritor inglés Nick Hornby puso en el centro de su novela ‘ABOUT A BOY’ (2002) a un rentista treintañero vanidoso y egoísta que se dedica a él mismo y que descubre que ligar con madres solteras satisface sus egos y le aleja de compromisos, un personaje que resultó adaptarse como anillo al dedo al físico y modos de Hugh Grant. Y su relación con el encantador Nicholas Hoult, un niño de 12 años mucho más maduro que él, resultó un verdadero hallazgo.

 

5. Por llevarnos de boda y funeral

En ‘CUATRO BODAS Y UN FUNERAL’ (1994), la película que le descubrió para el gran público, Grant nos encandiló con su encantadora sonrisa y su aire confundido, y nos introdujo en un grupo de amigos de lo más variopinto. Los tropezones en su vida sentimental y su amor prolongado e imposible por Carrie (Andie McDowell), aparte de una banda sonora compuesta por éxitos de los años 80 y 90, y un trágico pero hermoso momento resumido en la emotiva lectura de un poema de W.H. Auden  por parte de John Hannah covirtieron esta película en un éxito inesperado y un clásico de la comedia romántica británica.

 

4. Por hacernos creer que los políticos también se enamoran

Aunque se empeñen en clasificar ‘LOVE ACTUALLY’ (2003) como comedia romántica, de comedia tiene sólo algunas historias de parejas y hombres y mujeres solos que se encuentran y desencuentran. Una de las que se inscribe más puramente en el género es la protagonizada por Hugh Grant, que interpreta a un Primer Ministro recién llegado al cargo que se enamora de una empleada del gabinete, un enamoramiento que le hace mover el esqueleto a lo loco por las dependencias del 10 de Downing Street a ritmo del ‘Jump’ de las Pointer Sisters.

 

3. Por plantear una relación homosexual en la opresora sociedad eduardiana

El estadounidense James Ivory interpretó como nadie las restricciones y convenciones sociales de la sociedad británica en el reinado de Eduardo VII y cómo afectan a las personas, reflejadas en las novelas de E.M. Foster. Una de sus películas más dolorosamente personales e intimistas es ‘MAURICE’ (1987), de indudable belleza estética pero demoledora desde el punto de vista emocional. Hugh Grant, mucho antes de disfrutar del favor del gran público, se metió en la piel de un gay enamorado y obligado a casarse para no romper las reglas sociales, que ve como el amor de su vida y amante de la universidad se mete en una relación destructiva con un joven guarda sin escrúpulos.

 

2. Por formar una pareja encantadora con Emma Thompson

La actriz británica tenía en mente a Hugh Grant cuando escribía el guión de ‘SENTIDO Y SENSIBILIDAD’ (1995) para el personaje de Edward Ferrars, un joven noble reservado y dulce que se enamora de una joven desheredada que como hermana mayor tiene que cuidar de su madre y hermanas antes de ella misma. Y no se equivocó: la química que establecen ambos en la película y su relación refinada y emocionante, fue una de las claves del éxito de la película de Ang Lee. 

 

1. Y por meterse en el infernal tráfico de Londres para alcanzar al amor de su vida

Richard Curtis, artífice también como guionista y/o director de ‘CUATRO BODAS Y UN FUNERAL’ y ‘LOVE ACTUALLY’, nos dio otra de esas parejas que son difíciles de olvidar, y al más puro estilo clásico. La historia de un chico normal que se enamora de la gran estrella del cine y que triunfa en sus batallas por conseguirla, con ayuda de su grupo de amigos, juntó a Grant con Julia Roberts y formó con ella una pareja inolvidable, y nos hizo soñar y reír a los que aplaudimos esta gran comedia romántica.

  • Extras