5 de enero de 2015

‘THE INTERVIEW’ y otras películas que levantaron ampollas internacionales

Por M. J. Arias

Estrenada finalmente en algunas salas y en plataformas digitales, ‘THE INTERVIEW’ (2014) se ha convertido en la última en sumarse a la extraña lista que engrosan esas películas que por su contenido han causado tal revuelo internacional que en algunos casos ha desembocado, incluso, en su prohibición de estreno. El pecado de la comedia protagonizada por Seth Rogen y James Franco es girar en torno a un plan de asesinato del líder norcoreano. El real y no uno ficticio. Algo que no ha gustado en aquel país y que ha provocado un ciberataque a Sony Pictures (compañía que produce y distribuye la película dirigida por Evan Goldberg y el propio Rogen) y amenazas terroristas.

El considerado por algunos sectores como políticamente incorrecto contenido de ‘THE INTERVIEW’ es el pecado más común que hace que algunas películas siembren la polémica a su paso por los cines. El de ‘THE INTERVIEW’ es el primer caso, ni será el último. El cine está plagado de ejemplos de títulos que levantaron ampollas por su contenido político, sexual, violento, religioso o por algo mucho menos subjetivo como es el plagio. El dicho de que hablen aunque sea para mal, no siempre es bueno. O quizá sí, porque a ‘THE INTERVIEW’ no parece haberle ido mal después de todo.

Por su carga política

Considerados clásicos que todo cinéfilo ha de haber visto al menos una vez en su vida, títulos como ‘CIUDADANO KANE’ (1941), ‘EL ACORAZADO POTEMKIN’ (1925), ‘EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN’ (1915) y ‘EL GRAN DICTADOR’ (1940) no fueron vistos con buenos ojos en su época y la censura les rondó. Orson Welles fue perseguido por el magnate de la prensa William Randolph Hearst, que se vio reflejado en cada escena de la película. Sus intentos por boicotear la ahora considerada por muchos mejor película de la Historia resultaron vanos. ‘EL ACORAZADO POTEMKIN’ era parte de la propaganda política soviética, así que no es de extrañar que algunos países como España retrasen su estreno. Producida en 1925, aquí no llegó hasta 1977. Otro clásico de los comienzos del cine, ‘EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN’, está considerada como una exaltación del Ku Klux Klan y la segregación racial que responde al sabido racismo de su director, D.W. Griffith. Y, qué decir de ‘EL GRAN DICTADOR’. Alemania no vio con buenos ojos en su día la sátira realizada por Chaplin.

Por su excesiva violencia

La presencia de escenas violentas en una película resulta clave para que los organismos encargados de la calificación por edades entren en acción. Muchas no es que se prohíban, sino que pasan a ser consideradas X (en el caso de Estados Unidos) o no aptas para menores. La saga ‘SAW’ (2004) está clasificada como X en Estados Unidos al igual que ‘LA MATANZA DE TEXAS’ (1974). El crudo retrato de la violencia sin sentido de Michael Haneke en ‘FUNNY GAMES’ (1997 y 2007) no es apto para todos los estómagos y fue objeto en su día de duras críticas. Un director curtido en esto de lidiar con las críticas por la violencia excesiva de sus películas es Quentin Tarantino. Ejemplos en su filmografía hay muchos. Desde ‘RESERVOIR DOGS’ (1992) a ‘MALDITOS BASTARDOS’ (2009) pasando por las dos de ‘KILL BILL’ (2003). Esta lista podría continuar eternamente. De ‘PLATOON’ (1986) se criticó su realismo bélico. Y directores de primera fila como Oliver Stone y Stanley Kubrick fueron situados en el ojo del huracán por ‘ASESINOS NATOS’ (1994) y ‘LA NARANJA MECÁNICA’ (1971).

Por blasfemar

Lars von Trier, provocador por naturaleza, disfruta de una polémica tanto o más que Hannibal Lecter de un buen plato de carne al punto. Lo suyo es generar controversia y lo intenta con casi cada una de sus películas. Con ‘ANTICRISTO’ (2009) se le fue un poco la mano y tuvo que estrenar dos versiones según el país donde se proyectase. Por el contrario, no era la intención de Martin Scorsese enfrentarse a la Iglesia Católica con ‘LA ÚLTIMA TENTACIÓN DE CRISTO’ (1988), pero los integristas no vieron con buenos ojos su visión de la vida del hijo de Dios y en algunos lugares se boicoteó su proyección. En El Vaticano rechazaron el best seller ‘EL CÓDIGO DA VINCI’ (2006) y lo mismo hicieron con la película. Eso de que Jesús tuviera descendencia no fue bien visto. De antisemita acusaron a Mel Gibson por su violenta 'LA PASIÓN DE CRISTO' (2004) y de blasfemos a los Monty Python por la paródica ‘LA VIDA DE BRIAN’ (1979). Más cerca, en España, la sátira ‘LA EDAD DE ORO’ (1930) de Luis Buñuel no gustó a según qué sectores de la sociedad de entonces y en Francia, país de acogida del director, se prohibió hasta los cincuenta. Más recientemente, ‘ÁGORA’ (2009) tropezó con serios problemas de distribución en Italia.

Por sus escenas subidas de tono

De nuevo Lars von Trier, al que lo mismo le da provocar con violencia que con escenas subidas de tono o con declaraciones algo más que políticamente incorrectas. El director danés causó revuelo con ‘NYMPHOMANIAC’ (2013) desde el primer momento en el que anunció de qué trataría su siguiente proyecto tras ‘MELANCOLÍA’ (2011). La protagonista, una ninfómana. Retrotrayéndose en el tiempo, un clásico en esto de las películas subidas de tono que toparon con la censura en algunos países es ‘EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS’ (1972). El tórrido romance entre Marlon Brando y Maria Schneider narrado por Bernardo Bertolucci fue considerada X al otro lado del charco y en España quién no ha oído la historia de españoles cruzando la frontera para poder verla. En el caso de la adaptación de ‘LOLITA’ (1962), la obra de Nabokov, a manos de Kubrick la polémica estaba en la relación de un adulto con una niña de doce años. Incluso la elección de la actriz, Sue Lyon, fue polémica dada su corta edad, catorce años. Llegados a este punto, ¿será ‘50 SOMBRAS DE GREY’ (2015) la próxima en la lista?

Por plagio

Política, sexo, violencia y religión son los temas que más revuelo suelen levantar en unos sectores u otros, pero hay uno que mancha la imagen de un director para siempre y en el que, en teoría, no hay subjetividad posible. Se trata del plagio. ¿Existe una acusación peor para un autor? Sabido es que F. W. Murnau se hizo el loco con eso de pagar los derechos de ‘DRÁCULA’ y llamó a su vampiro ‘NOSFERATU’ (1922). Pero tan claro estaba de dónde procedía su inspiración que la viuda de Bram Stoker montó en cólera. A James Cameron le acusaron de plagio por ‘TERMINATOR’ (1984). El escritor Harlan Ellison asegura que la película protagonizada por Arnold Schwarzenegger y su novela ‘DIMENSIÓN DESCONOCIDA’ se parecían demasiado en su argumento. Cameron aceptó y lo incluyó en los títulos de crédito. No ocurrió así con ‘MATRIX’ (1999), de los hermanos Wachowski que guarda un parecido más que razonable con una novela gráfica anterior. Ni siquiera Angelina Jolie se ha librado. Aplaudida ahora por 'INVENCIBLE', en su debut como directora tuvo que lidiar con la acusación de un periodista de haber plagiado su historia en ‘EN TIERRA DE SANGRE Y MIEL’ (2011).

  • Extras