18 de agosto de 2017

Top 5 personajes de Amy Adams

Por Jose Cruz

Con 5 nominaciones al Oscar a sus espaldas y siendo una de las actrices más respetadas del panorama cinematográfico actual, Amy Adams ha conseguido por fin deshacerse del sambenito de secundaria de lujo encadenando varios proyectos donde lleva todo el peso de la trama, y nosotros nos hemos enamorado todavía más de su talento. De su interesantísima filmografía, destacamos estos cinco personajes:
2015 ha marcado un antes y un después en la carrera de Adams. Por un lado, supo demostrar la decadencia de la burguesía actual en la hipnótica Animales nocturnos. Por otro, consiguió ser la protagonista absoluta de La llegada, cinta de ciencia ficción con alienígenas invadiendo nuestro planeta, pero con un objetivo totalmente diferente al que habíamos visto nunca en pantalla. La actriz interpreta a una lingüista que trata de comunicarse con ellos y de paso se nos muestran retazos de un drama familiar que incluyen final apoteósico. ¿Interesa al mundo una cinta sobre una mujer tratando de comunicarse con aliens y "recordando" la historia de su vida? Los 200 millones que recaudó en todo el mundo demuestran que, rotundamente, sí.
Susan Morrow recibe el manuscrito de una violenta novela que ha escrito un ex novio y le ha dedicado personalmente. A partir de ese momento su mundo comienza a tambalearse. Amy Adams compuso en 2015 uno de los mejores personajes de su carrera y a su vez de los menos agradecidos. Susan es una espectadora pasiva ante el hilo central de la historia. Todo lo que vemos de ella es a través de flashbacks o alguna breve secuencia del presente. La novela que ha recibido hace que su mundo entero se tambalee y se replantee su existencia tan llena de lujos como vacía. Es al final cuando aprende de sus errores e intenta enmendarlos. Pero no todas las historias tienen un final feliz.
Adams lograba su segunda nominación al Oscar (tres años antes debutaba en estos premios con Junebug) por su papel de inocente novicia en un estricto colegio católico del Bronx de los años 60. Aunque la lucha de titanes ocurría entre Philip Seymour Hoffman y Meryl Streep, la pelirroja ejercía como testigo de una batalla dialéctica en la que cada espectador debe sacar sus propias conclusiones. Su Hermana James está llena de bondad e inocencia, y la actriz se entrega en un personaje que, más allá del bien o del mal, sólo busca la verdad en un posible caso de pederastia.
Apenas un año después de protagonizar la aventura cinematográfica de Los Teleñecos, Adams se embarcó en un proyecto totalmente diferente y mucho más minoritario (a pesar de estar dirigido por el reputado P.T. Anderson) interpretando al personaje más oscuro de su filmografía. En The master, la actriz es la esposa de un peligroso orador que está iniciando una nueva religión que cuenta con cientos de adeptos. Secuencias como la masturbación a Philip Seymour Hoffman nos hacen dudar sobre quién mueve los hilos en esa relación, pero no del gigantesco talento de una actriz que acepta retos de semejante calado.
El debut cinematográfico de Amy Adams se produjo con la injustamente desconocida Muérete bonita, una comedia negra sobre los concursos de belleza norteamericanos y toda la superficialidad que los rodea.  Con un papel claramente secundario, Adams destacaba por su enorme desparpajo como la cheerleader con pocas luces del instituto que se presentaba al concurso sin más aspiraciones que divertirse y montárselo con su novio. La intérprete es el ejemplo perfecto de lo que significa ser una secundaria robaescenas. Y nunca nos había hecho reír tanto.
El futuro de la actriz no puede resultar más esperanzador y es que, aparte de La liga de la Justicia (reconozcamos que su Lois Lane está desaprovechadísima), nos llegará la secuela de Encantada y su salto a la televisión, siendo la protagonista absoluta de la miniserie Sharp Objects. Tenemos Amy Adams para rato y esa es una noticia maravillosa.