4 de enero de 2017

Un gif de Shrek para cada situación de tu vida

Por M. J. Arias

La vida es como una caja de sorpresas, que diría Forrest, o como un bazar de GIFs de Shrek que identifican tu estado de ánimo en cada momento. Que estás triste, GIF de Shrek. Que te ves envuelvo en una conversación en bucle, GIF de Shrek. Que la has liado y te han pillado, GIF de Shrek. Y así podríamos seguir eternamente. Aquí tienes una pequeña muestra del GIF que definirá tu estado de ánimo en situaciones corrientes.
No te cortes y pide un abrazo como si fueses el mismísimo Asno. Porque un mal día lo tiene cualquiera y un abrazo amigo siempre levanta el ánimo.
Pocos GIFs pueden representar mejor una de esas conversaciones infinitas en las que tu interlocutor es incapaz de salir del bucle en el que se ha metido. Como dicen las abuelas, ‘cuando coge una perra no la suelta’ o el clásico ‘erre que erre’.
Hay veces en la vida en la que una situación o alguien puede hacer que te sientas tremendamente intimidado. Y cuando eso pasa, puede ocurrirte como al Hombre de jengibre. Lo malo es que él juega con ventaja porque lo suyo son virutitas de colores. En tu caso la situación intimidatoria puede tornare rápidamente en vergonzosa.
Con esa carita de bueno, ¿quién te iba a echar la culpa? Ve practicando. Así cuando vuelvas otra noche de resaca, no atines con la llave en la cerradura y tu madre salga hecha un basilisco la dominarás y solo tendrás que ponerla en práctica. ¡Qué madre se resistiría a esta carita!
Esto es así, cuando dos tontean, en esos momentos en los que cualquier situación es romántica hasta un empujoncito puede ser una excusa para las risas. Eso sí, cuidado no se te vaya la mano como a Shrek. Que del empujoncito al esguince hay un codo de fuerza.
Da igual, no sigas disimulando. Te han pillado. Esa sonrisa forzada cuando tu abuelo te ha dicho que tienes que llevarte de juerga a tu primo el rarito te ha delatado. No tienes nada que hacer.
Acabas de salir de la peluquería y te han dejado así de mono/a. Ya sabes, sacudida de cabeza y a presumir de nuevo look. Porque tú lo vales. ¡Qué se entere el mundo entero!
Porque, efectivamente, los lunes son el mal. Después de un fin de semana de fiesta continua o de descanso reparador, volver al trabajo deprime a cualquiera. Da igual que se sea humano o animal.
Como Justin Timberlake, no Bieber. Este GIF define a la perfección la cara que se te queda al despertarte después de un sueño en el que te convertías en Justin Timberlake. Porque mientras lo sueñas, mola, pero cuando despiertas, no tanto.
Y lo haces dando un rodeo. Que eso de ir por ahí comparándote con una cebolla igual no es lo más apropiado. Seas ogro o no. Así no hay quien te entienda.
  • Cine