2 de noviembre de 2015

Vigalondo, ¿qué les das?

Por M. J. Arias

El cuarto largometraje de Nacho Vigalondo, 'Colossal', ha echado ya a rodar en Vancouver con el anuncio hace solo unos días de la incorporación al reparto de Dan Stevens, al que muchos recordarán por su paso por 'Downton Abbey'. Otro actor de rostro y nombre conocidos internacionalmente que se sube al barco de un director español que triunfa tanto dentro como fuera de España. Las claves de su éxito y su tirón no son tan difíciles de encontrar y entender. Son parte de su seña de identidad.

Ahí está la clave, en la historia, en el guión y en lo que se cuenta en él. Aficionado a la ciencia afición, Vigalondo ha logrado con solo tres películas (y varios cortos) afianzarse como uno de los directores punteros del género. Algo con mucho mérito teniendo en cuenta que en 'Open Windows' no había ni rastro de ciencia ficción, sino que era una historia muy posible y por eso aún más inquietante que sus predecesoras. Pero tras esta ausencia, con 'Colossal' regresa a la ciencia ficción, no sin polémica.

En 'Los cronocrímenes' (2007) había viajes en el tiempo; en 'Extraterrestre' (2011), una invasión alienígena que apenas se veía; y en 'Colossal' (2016), la promesa de ver un enorme robot (iba a ser un monstruo tipo Godzilla, pero un problema de derechos hizo que se cambiase) conectado emocionalmente con una mujer. En 'Open Windows' (2014) el terror era psicológico, un psicópata que obligaba a un geek a actuar contra su actriz favorita con las posibilidades de Internet y sus peligros como telón de fondo.

Presentarse con un largo como ‘Los cronocrímenes’ fue asumir un riesgo que le salió bien. Le puso en el punto de mira de la crítica, para bien, su nombre comenzó a sonar y hasta los Goya se acordaron de él nominándolo en la categoría de Director Novel. En ‘Extraterrestre’ se jugó el todo por el todo con una historia sobre alienígenas en la que estos no solo no eran los protagonistas sino que ni se les veía. ¿O tú llegaste a ver a alguno? Y luego vino ‘Open Windows’ con su arriesgado montaje en multipantallas.
Su éxito y reconocimiento no se ha limitado a nuestras fronteras y de trabajar con Karra Elejalde, Michelle Jenner y Carlos Areces dio el salto a Elijah Wood y Sasha Grey. No es una cuestión de calidad en cuanto al talento como actores de unos y otros, si no una cuestión de fama a nivel mundial. Para ‘Colossal’ ha dado un nuevo salto y contará con Anne Hathaway y Dan Stevens. Nada más y nada menos que la ganadora de un Oscar.
Hace diez años, cuando el gran público no había oído hablar de Nacho Vigalondo, los Óscar le tuvieron en cuenta y le nominaron al por su corto ‘7:35 de la mañana’. La estatuilla se la llevó Andrea Arnold por ‘Wasp’, quien ha rodado hace poco su cuarto largo, ‘American Honey’, con Shia LaBeouf en el reparto.
Hubo un tiempo en el que cuando un director español rodaba fuera de España, en inglés y con actores de Hollywood, era un auténtico bombazo informativo. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en algo de lo más normal. Directores como los hermanos Álex y David Pastor, Alejandro Amenábar, Jaume Collet-Serra, Juan Antonio Bayona, Rodrigo Cortés, Juan Carlos Fresnadillo y el propio Nacho Vigalondo son miembros de esa ola de directores españoles que han conquistado Hollywood en los últimos años.
  • Extras