24 de agosto de 2016

Winona Ryder, su resurgir en cinco personajes

Por M. J. Arias

Toda una estrella en los noventa caída en desgracia por sus problemas personales y una sucesión de malas elecciones laborales para la que el cambio de siglo fue nefasto. Durante una década entera Winona Ryder cayó prácticamente en olvido. Ya nadie recordaba que en su haber cuenta con dos nominaciones al Oscar por 'La edad de la inocencia' y 'Mujercitas'. Winona había caído en desgracia y nada ni nadie parecía poder salvarla. Hasta que algo sucedió. Una llamada, un mail, un sms… como fuese que se enterase de que J.J. Abrams iba a contar con ella. Ahí comenzó su resurrección cual ave fénix. Una resurrección que se ha ido fraguando con el paso de los años y merced a cinco personajes y cinco directores que la han sacado del ostracismo en el que se encontraba.
Fue J. J. Abrams quien le abrió la puerta que tanto tiempo permaneció cerrada al recurrir a ella para encarnar a la madre de Spock (Zachary Quinto). No era un gran papel, pero sí una gran película. El relanzamiento de una saga adormilada. Con ‘Star Trek’ Winona volvió a situarse a la vista. La gente empezó a preguntarse dónde había estado metida y su nombre comenzó a sonar de nuevo.
Y entonces apareció el ‘rarito’ (siempre para bien) Darren Aronofsky y le regaló un papel en su magnífica ‘Cisne negro’. Aquella fue la película revelación del año con cinco nominaciones al Oscar. Una, la de Natalie Portman, con premio. A Ryder le reservó el papel de vieja gloria del ballet venida a menos y relejada a un segundo plano por los nuevos talentos. Su papel tenía algo de biográfico.
Abrams, Aronofski y, después, David Simon. Porque si vas a volver, hazlo a lo grande. Poco a poco, pero bien arropada. Mucho se ha hablado de si realmente tiene talento como actriz o no, pero ahí está. Nombres de primer nivel la llaman para trabajar para él. En la miniserie ‘Show Me a Hero’ Simon la convirtió en una secundaria con mucha presencia, una política que parece una cosa y resulta ser otra. El camino hacia su renacimiento estaba labrándose.
Después de Simon llegaron los hermanos Duffer y Netflix. 'Stranger Things' es la serie del verano. Pese a Winona, dicen algunos críticos. Puede ser, pero el caso es que todo el mundo habla de ella y de la serie, todo un fenómeno mediático y en redes sociales del que el público quiere ver más. Su madre rota, desquiciada y desencajada ha sido el primer protagonista real para Winona en los últimos años. Dicen que está exagerada en sus gestos y pucheros, pero hay que tener en cuenta que se trata de una madre que acaba de perder a su hijo y está convencida de que se comunica con él a través de la electricidad. ¿Es como para estar desquiciada o no?
Aunque es un año anterior a ‘Stranger Things’, ‘Experimenter’ llega ahora a las salas españolas y no podría haber elegido mejor momento, con Winona tan de moda como antaño. En esta, a las órdenes de Michael Almereyda (el director del ‘Hamlet’ de Ethan Hawke) interpreta a Alexandra Milgram, mujer de un psicólogo que realizo estudios más que cuestionados para intentar comprender el comportamiento humano ante la obediencia.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras